Entrada destacada

La Gran Fraternidad Blanca

La labor invisible del mundo se ejecuta bajo la dirección de los Adeptos de la Gran Fraternidad Blanca. En sus manos pone el Logos Su P...

miércoles, 27 de noviembre de 2013

HUELLAS EN EL ALMA


Amanece y mi saloncito se llena de luz. El Sol entra por sus ventanas y se queda allí hasta el mediodía, luego comienza a marchar hacia el oeste y poco a poco la luz se va tornando gris hasta que la oscuridad se instala en la terraza. Mañana volverá a producirse el mismo espectáculo, sé que una y otra vez se repetirá… El saloncito ahora en penumbra iluminado por una tenue luz, mañana estará lleno de luz de nuevo.

En nuestra vida también se rondan las luces y las sombras, a veces se entremezclan, o predominan unas sobre otras. Pero en este caso esas luces y sombras han sido creadas por las personas o circunstancias que han generado esa sensación de luz o de oscuridad… De la que hemos participado en mayor o menor medida dependiendo de nuestra fuerza interior y conciencia...

Hay seres que con su forma de ser nos han envuelto en sombras… sin embargo otros nos han aportado luz, algunos tanta luz que ya jamás estaremos sin ella, pues han encendido el fuego en nuestro corazón para siempre.

Nuestra alma ha recibido la huella de todos los que pasaron por nuestra vida. Hubo almas que han sido poemas imborrables, otras como músicas celestiales. Alguno como un amanecer que llegando a su cenit nos mostró el más bello atardecer. Otros nos enseñaron con su ejemplo a amar sin límites, con paciencia y bondad. Las hay que aunque lejanas dejaron su huella profunda por su amistad constante, fiel…Como si fueran amigos desde siempre…que vinieran a decirnos que será por siempre… También hubo corazones llenos de humanidad...que nos ayudaron a sanar con su amor viejas heridas... Seres especiales que el destino cruzó en nuestro camino como un regalo del Cielo.

Aquellas que nos envolvieron en sombras…fueron…nuestro karma, nuestra forja, la prueba necesaria para fortalecernos, crecer y despertar de nuestro letargo.

Todos servimos para algo y para alguien…por eso nos cruzamos en el momento justo, y compartimos días, meses, años, vidas… dejando en su alma o corazón…la huella de la nuestra. ¿Qué aportaremos nosotros?

Recordé…aún en medio de la oscuridad...uno puede ser una estrella brillante que trasmite esperanza, o un fuego encendido que da calor… Luz en la oscuridad…testimonio de la Vida invisible que sigue latiendo en la penumbra… y que mañana volverá a inundarnos…Mientras Ella sigue tejiendo… nosotros con nuestros actos…continuamos escribiendo historias de luz o sombras intermitentes… Lo cierto es que nada se borra… todo deja huellas más o menos profundas en las vidas con las que nos cruzamos…

También nosotros giramos y giramos en una espiral que asciende y desciende...donde hay momentos de luz y de sombras. En medio de esta “noche” histórica que vivimos… es bueno recordar que el día volverá…y aunque hay seres que mantienen la noche, existen otros que traerán el día radiante nuevamente…Es inexorable…como el amanecer…que ya está creciendo en nosotros...con el recuerdo de tantas huellas de Luz que nos dejaron Aquellos que son LUZ, LUZ, LUZ…siempre.

Nefertum- D.Villegas-27/11/2011(Malaka)
De mi libro: LA ODISEA DEL ALMA

No hay comentarios:

Publicar un comentario