Entrada destacada

La Gran Fraternidad Blanca

La labor invisible del mundo se ejecuta bajo la dirección de los Adeptos de la Gran Fraternidad Blanca. En sus manos pone el Logos Su P...

martes, 26 de noviembre de 2013

TODO PASA y TODO QUEDA

 
 
 
Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo camino…
Machado


Aquí estamos hoy, en este escenario de la vida, viviendo cada cual sus experiencias, teniendo sus vivencias, amargas o dulces, o simplemente aprendiendo de la Vida, del Misterio que nos rodea, dentro y fuera, y que somos nosotros mismos.

A lo largo de la historia, cuántos papeles habremos vivido o interpretado en este escenario, cuántas alegrías o penas profundas, habrán moldeado nuestra alma con sus manos, dejando cicatrices, heridas o marcas que van conformando con su huella, nuestra personalidad, nuestra máscara.

Nos vamos cualquier día, cuando parecía que nunca nos iríamos, que siempre estaríamos aquí con los nuestros. Con nuestros seres queridos y todo tipo de cosas que nos acompañan también con su “almita”. Aquellos que nos prestan su servicio, aunque mudos y nos hacen la vida más fácil con su existencia.

Realmente nos vamos yendo poco a poco, día a día, como una nave que se desliza imperceptiblemente por el tiempo, navegando por el espacio cósmico, en el mar de su Madre y su Casa el planeta Tierra. Y un día, cada cual tiene el suyo, a su hora, llega al puerto al que se dirigieron todos sus pasos, sin saberlo. Acabó este viaje y comienza otro. Por zonas y paisajes olvidados, junto a almas afines y amigas, para seguir aprendiendo, como aquí, sobre los Misterios de la Vida. Caminaremos por caminos ignotos, a veces con Valor y a veces con miedo, pero siempre con Coraje, por Amor a lo Bueno, lo Bello, Justo y Verdadero.

Qué distinta la Vida, aquí o allí, y a la vez siempre la misma, siempre prodigiosa, magnífica en su canto y en su letra, en su Mensaje eterno. Aún aquí entre sombras, qué bellezas tan evocadoras, refleja el espejo de este mundo sensible. Es tan maravilloso el prodigioso espectáculo de formas, colores, perfumes. El viento sutil que todo lo empuja, el agua que lo vivifica, la tierra que nos sostiene y alimenta con sus generosos frutos. Es tan magnífico el Misterio potente y purísimo del Sol, permanentemente dándonos Vida y ejemplo de victoria.

¡Cuántos rostros quedarán atrás, cuántas experiencias! ¿Quedarán atrás realmente? No totalmente. Formando parte ya de nosotros para siempre, irán seres, rostros, sentimientos, hazañas, batallas y mil esfuerzos. Han sido nuestros retos, nuestro privilegio, nuestro deber y nuestras conquistas, los que nos han construido, nunca destruido. Y siempre, siempre, pase lo que pase aquí en la tierra, digan lo que digan aquí los hombres, serán nuestras Victorias. Porque nos hemos vencido a nosotros mismos, en cada de ellas, en cada hazaña, esfuerzo, sacrificio, en cada acto de amor... librados con Valor y mucho, mucho corazón.

Ese será por siempre nuestro motor oculto, nuestro orgullo. El impulso magnífico que empujará a nuestra alma, una y otra vez, a levantarse y volver a la batalla, como Don Quijote eternamente enamorados de los Ideales. Rebeldes con causa... somos los indomables “habitantes de la caverna”. El Peregrino cósmico, que va de puerto en puerto, buscándose a sí mismo, buscando a Dios, buscando su Patria.

En este espejo del mundo quedará por un pequeño espacio nuestra imagen, y algo de nuestra historia, que con el tiempo se borrará u olvidará, como tantas otras, que han pasado antes que nosotros. Para los que vengan detrás, sin embargo, nuestras hazañas y obras, serán inspiración, motor, calor y aliento. Lo único que perdura, en este mundo de sombras y cenizas, en donde todo pasa, es el ejemplo que conmueve las almas. Los actos realizados por el hombre, que van forjando su alma, vida tras vida, transformando el carbón del comienzo, en un puro y brillante diamante finalmente.

En medio de todo ello, y rodeándolo, puedes tener la fortuna de encontrar un Amigo, uno solo pero verdadero, un Amigo del Alma. Aquel esperado, añorado y eternamente Amado. Aquel, el de tantos combates juntos, el de tantas lágrimas y alegrías compartidas, el de tantos momentos de soledad. Entonces, sabrás que los Dioses te han premiado después de mucho batallar noblemente, con el premio más extraordinario, con su presencia invisible, siempre cerca de ti, siempre muy cerca. Su sombra luminosa te guiará, mientras su mano señala el horizonte, haciéndote marchar adelante, siempre hacia arriba.

Todo pasa… menos El. Que te lleva de vuelta a Casa.




Nefertum- D. Villegas-(Nefertum)Madrid 20/9/02
de mi libro: VIAJE AL PAÍS DE LA MAGIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario