Entrada destacada

La Gran Fraternidad Blanca

La labor invisible del mundo se ejecuta bajo la dirección de los Adeptos de la Gran Fraternidad Blanca. En sus manos pone el Logos Su P...

lunes, 13 de enero de 2014

INCOMPATIBILIDADES...


El encuentro entre dos personalidades
es como el contacto entre dos substancias químicas.
Si hay alguna reacción, ambas serán transformadas...
C.G. Jung
 
 
 
Podemos constatar fácilmente a través de nuestras relaciones con unos y otras personas, que no es fácil ser compatibles. Que cualquier persona no logra sintonizar con nosotros, o la sintonía que captamos no nos gusta o llena. Aún más raros son los casos, en que nos resultan "familiar", como si nos conociéramos de toda la vida o se continuasen historias viejas...
 
Veamos el tema por ejemplo desde la realidad de los elementos que destacan en nuestra personalidad, si somos fuego podemos combinar bien con aire, pero difícilmente con tierra o agua. Y así sucesivamente, la tierra combina bien con agua (y viceversa) pero no con fuego o aire. Porque se avivan mutuamente o se apagan, son modos de interpretar y valorar la vida muy diferentes. Y es que somos o no somos complementarios, no sólo por los elementos que predominan en nuestra personalidad, sino por los arquetipos que estamos experimentando. Por el momento evolutivo que cada cual está viviendo, las traumas o heridas que arrastramos...Como vemos es bastante complejo pues intervienen muchos aspectos internos.
 
A veces se me ocurre pensar que al igual que entre los animales, los de la misma especie son los que se unen entre sí, y resulta imposible incluso la relación con los de otra. Nos ocurre también a nosotros, como si dentro de la humanidad, se diesen distintas tipologías, (arquetipos). De modo que los felinos no podrían relacionarse con los peces,  las aves con los perros, o las serpientes con los osos, por poner unos ejemplos. Sin desmerecer ni considerar a ninguno superior a otro. Son sencillamente incompatibles, como lo sería el agua y el aceite. Y es así de simple, sin más...no hay uno que sea mejor que otro o peor, sencillamente son elementos incompatibles. Ahora, hagamos otras combinaciones posibles y veremos que buenos resultados obtenemos. Y aún más, que estupendas transformaciones cuando mezclamos por poner un caso, las patatas con los huevos y el aceite, consiguiendo una riquísima tortilla de patata.
 
No nos amarguemos mutuamente, sepamos reconocer cuando sí y cuando no somos compatibles...y no alarguemos algo que está destinado al fracaso natural por incompatibilidad. A no ser que exista mucha paciencia y amor suficiente, para enriquecernos mutuamente aprendiendo de lo que nos falta y tiene el otro.
 
Ahora sí, más allá de esta reflexión práctica,  formamos parte de una unidad, en donde todo es necesario, tiene su razón de ser, su lugar y su peculiar naturaleza. Formando entre todos este hermoso escenario que es la Vida misma. RESPETÉMONOS, y como alguien dijo: "Vive y deja Vivir" 

 
 
 
 
D. Villegas-Nefertum
13/1/2014-Malaka

No hay comentarios:

Publicar un comentario