Entrada destacada

La Gran Fraternidad Blanca

La labor invisible del mundo se ejecuta bajo la dirección de los Adeptos de la Gran Fraternidad Blanca. En sus manos pone el Logos Su P...

martes, 1 de abril de 2014

EL VIAJE INTERIOR Y LA AVENTURA EXTERIOR



Previo al mundo material habría habido una idea del mismo. Y este mundo marchaba en su evolución, de regreso hacia sus orígenes, marchaba hacia la Idea que le había engendrado. Cada forma inferior que se trasmuta en una superior, cada opinión que se transforma en una superior, cada opinión que se transforma en juicio, cada defecto que deja paso a la virtud o a la belleza, es un paso más en ese regreso…”

J. A. Livraga

Estamos en alta mar, la tormenta nos rodea, las olas cada vez mayores golpean el barco, hay que recurrir a todas nuestras fuerzas. En estado de máxima tensión y atención, concentrados en nuestra tarea, con todos nuestros recursos en juego, y algunos más que afloran ante situaciones límites... El corazón late con fuerza... Me despierto aliviada...era sólo un sueño...
Reconozco que en estas situaciones crecemos a la fuerza, pues lo exigen las circunstancias. Las pruebas nos permiten realmente conocer las carencias y valores de nuestra personalidad, vernos y aceptarnos, si valientemente reconocemos  nuestras sombras y luz. Constatar quienes somos aquí y ahora, con qué contamos en la práctica, y qué nos falta por desarrollar o actualizar.
Son las pruebas superadas o pasadas, nuestra respuesta ante las dificultades, las enseñanzas recogidas en todas las experiencias vividas, lo que va conformando la nueva personalidad surgida del "mar" de la vida, renacida, más  madura. 

En nuestro viaje interior a lo profundo de nuestro ser, buscando respuestas, comprensión, fuerzas, ayuda, curación, tesoros ocultos entre las arenas, se han vivido retos, nos hemos fortalecido y crecido interiormente... Hemos educido algo más de nuestro ser, que hasta entonces eran sólo potencias latentes. Como Ulises hemos vivido una larga y difícil travesía... Con una mirada más amplia y profunda  contemplamos el camino recorrido y extraemos "sus pepitas de oro". Sabemos que el viaje continúa...que la odisea no ha terminado, pero ahora gozamos y vivimos nuestro tiempo de paz entre tormentas...
La Vida sigue en otra dimensión de conciencia... nos hemos transformado. Como el fénix hemos vuelto a nacer, poco a poco, desde el centro de nuestro ser.



D.V.-Nefertum-1/4/2014-Malaka
fragmento LA ODISEA DEL ALMA

No hay comentarios:

Publicar un comentario