Entrada destacada

La Gran Fraternidad Blanca

La labor invisible del mundo se ejecuta bajo la dirección de los Adeptos de la Gran Fraternidad Blanca. En sus manos pone el Logos Su P...

miércoles, 27 de enero de 2016

Tras el misterio de Nefertiti y Tutankhamon



Este Faraón de la XVIII Dinastía gobernó poco más de diez años, luego de la desastrosa experiencia de Akenaton y su tiránica orden de adorar, no a un Dios único como algunos de sus defensores pretenden, sino a una de las formas del Dios-Sol, Atón, (el disco solar) poniendo fuera de la Ley los Misterios milenarios que en ese entonces se apoyaban en los Iniciados de Amón, de Tebas. Amenofis IV, que al sobrevenirle su locura religiosa se hizo llamar Akenatón, abandonó Tebas con toda su corte hacia una ciudad que empezó a construir en Tel-El-Amarna.

Lo cierto es que Akenatón no reinaba solo, sino que tenía a su lado un co-regente que ha suscitado un enigma histórico. Se llamaba Smenkarhé, y tan inseparable del Faraón vivía, que muchos opinan que Nefertiti era sólo un símbolo oficial. Hoy, habiéndose descubierto el enterramiento de Smenkarhé y no el de Nefertiti, hay investigadores que llegan a dudar de que la reina cuyo busto, real o atribuido, es famoso por su estilizada belleza, haya existido. ¿Nos encontramos ante una versión milenaria de lo que hoy se denomina vulgarmente un "travesti"?. Lo único seguro es que la momia de Smenkarhé fue colocada en postura femenina y con atributos femeninos, aunque los estudios anatómicos confirman que se trata de los despojos de un muchacho.

Sea como fuere el detalle íntimo, en tiempos de grandes anomalías, el niño Tutankhatón (imagen viviente de Atón) sucedió en el trono de la Doble Corona a su enloquecido padre adoptivo, que fue probablemente envenenado o que se suicidó bebiendo vino emponzoñado. Bajo la tutela de los repuestos Sacerdotes de Tebas, que contaban con el apoyo del pueblo, cambió su nombre por el que conocemos. Murió de forma repentina, pues tuvo que ser enterrado en una tumba secundaria preparada para un funcionario llamado Ai (Ojo), y se discute sobre si dejó hijos. 

Horemheb, reordenó Egipto y le abrió paso a su última etapa de esplendor,  con los Ramésidas.

La tumba de Tutankhamón es pequeña, tanto que los desprendimientos aluvionales taparon su boca a menos de un siglo de construida. Tampoco sabemos que el joven Faraón haya realizado ninguna proeza; pero sacerdotes de Tebas quisieron, a través de él, restaurar con todo esplendor su Poder Espiritual, a la vez que le sobreprotegieron en un verdadero alarde de riqueza y de conocimientos mágicos. La acumulación de objetos de diferentes épocas y naturalezas demuestra que no se trata de un enterramiento "normal", y el enigmático Destino quiso que llegase hasta nosotros prácticamente intacta. 



fragmento de TEBAS
Jorge Angel Livraga


Según investigaciones realizadas por mí...hace años,  leyendo a unos y otros, y con lo poco que nos ha quedado de aquella historia, se describe a Nefertiti, en un momento dado abandonando la corte al no estar de acuerdo con el rumbo que llevaba aquello, al ser  sustituida además por un joven en la regencia, y como atestiguan ciertas cartas que nos han llegado realizando contactos con otro pueblo...  Tutankhamon con el apoyo de los sacerdotes de Amon sube al trono a la muerte de Akenaton,  retomando los antiguos Misterios milenarios a través de un joven discípulo o iniciado de la Casa de la Vida.


Más allá de este enigma de Nefertiti...del que quizás nunca conozcamos toda la historia. Egipto volvió a retomar los Misterios milenarios y el culto a Amon (El sol espiritual). Olvidando el tiempo y la historia aquella locura... de la que sólo queda una ciudad abandonada...fantasmal.

Nefertum

No hay comentarios:

Publicar un comentario